Descubriendo el Lago de Orta

Si buscar una escapada de fin de semana a orillas de un lago, rodeado de naturaleza y tranquilidad, Italia tiene un amplio abanico de posibilidades.  El lago de Orta, también conocido como lago de Cusio, es un verdadero diamante en bruto y todavía no es muy conocido. Es el duodécimo lago más grande de Italia: 18 kilómetros cuadrados, que hacen frontera con las provincias piamontesas de Verbano-Cusio-Ossola y Novara. Si se observa el mapa, se puede ver que esta cuenca glaciar está enclavada entre el lago Maggiore al este y las montañas al oeste. Para viajar hasta aquí se necesita un vehículo propio o alquilado. Consulte la web de Auto Europe, compare multitud de tarifas con proveedores de prestigio y escoja la oferta de alquiler de coches más económica y que mejor se adapte a sus planes de viaje. Para los que lleguen en avión, hay tres posibilidades, todas a una hora y media de distancia: Turín, Bérgamo y Milán, que está algo más cerca. Lo mismo ocurre con los que toman el tren, aunque en ese caso pueden comprobar en nuestra página web si hay puntos de recogida más cercanos al lago de Orta. Normalmente en los aeropuertos o en las grandes estaciones de tren hay más empresas de alquiler, por lo que la oferta de vehículos es más amplia y a veces los precios son más bajos. La zona es muy bonita, así que le animamos a explorar las ciudades circundantes, antes de ir al lago de Orta.

El lago de Orta es un santuario rodeado de hermosos bosques. En otoño la explosión de colorido es magnífica y cautivadora, aunque si decide visitar la zona en otra época, no le defraudará su paisaje. Para apreciar la magia y el encanto de este cuerpo de agua, le sugerimos que comience su visita en la isla de San Giulio, en el centro del lago. La forma más rápida de acceder a la isla es desde Orta San Giuli, en un económico ferry municipal. La ciudad le da la bienvenida numerosas villas señoriales estilo Art Decó, sus calles plagadas de terrazas, calles empedradas y rincones encantadores. Desde la Piazza Motta salen los barcos y el trayecto dura unos 5 minutos. Toda la zona está ocupada por el Monasterio de San Giulio, fundado en el año 390 d.C., y por las residencias donde se alojaban los monjes, como la Villa Tallone. El complejo eclesiástico incluye la Basílica de San Giulio, el Palacio de los Vescovi y la Abadía Benedictina Mater Ecclesiae. Si sigues la Via del silenzio, un camino que rodea el perímetro, encontrarás las atracciones más importantes. Por supuesto, también se puede llegar a la isla desde otras ciudades, como Pella, y para aquellos que lo deseen, hay pequeños cruceros diarios que permiten parar en los pueblos más bonitos.

Planee una parada en la Stresa, la perla del lago Maggiore, aunque tenga que desviarse un poco. Es un pueblo pequeño, tranquilo, rodeado de montañas y con vistas increíbles a las islas lacustres. Le enamorará su casco histórico y sus coloridos jardines. La localidad alberga una hermosa villa neoclásica, Villa Pallavicino, con un encantador jardín que contiene un pequeño zoológico. Desde la orilla del lago se pueden ver las tres famosas islas Borromeas, a las que accede en ferry. Están salpicadas de elegantes palacios y villas, algunas de las cuales albergan museos. Desde Stresa se puede volver hacia Omegna, situada en el extremo norte del lago de Orta, a lo largo de la montaña de Mottarone. Para los amantes de la montaña y el senderismo aquí hay muchas rutas serpenteantes y bonitad para recorrer. Recorra el encantador centro de la ciudad y de un paseo por el canal Nigoglia. En el camino encontrará varios edificios sagrados, casas señoriales, la Porta Romana parte de las antiguas murallas de la ciudad, y el Ponte Antico sobre el arroyo Strona. El canal le da un toque veneciano a la localidad.

 

De camino a la orilla occidental del lago, es imprescindible hacer una parada en pueblo de Pella. Está situado casi en frente de la isla de San Giulio y su torre medieval es un punto de referencia en la distancia, además de ofrecer unos impresionantes vistas panorámicas s. Aquí podrá hacer un viaje en el tiempo mientras observa el lavadero de la plaza Ravedoni o entra en la capilla de San Filiberto. Disfrute de los suculentos platos de su gastronomía, acompañados del delicioso vino local. A tan solo veinte minutos se llega a la zona de Boca, en la provincia de Novara. Aquí se produce el vino tinto Boca DOC, elaborado con una mezcla de uvas Spanna, Vespolina y Nebbiolo y envejecido durante al menos tres años en barrica. Se pueden reservar visitas guiadas con degustación. Le recomendamos estas tres exclusivas fincas, que harán de la degustación una experiencia inolvidable: Cantine del Castello Conti, Podere ai Valloni y Le Piane.

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. maggiori informazioni

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi